Despertar de la tierra

El tiempo se contrae, el tiempo es relativo

Tuve una ensoñación, o un sueño, o un desliz mental, no sé que haya sido, pero me señala una inconsistencia en el tiempo. El lunes, 17 de mayo de 2021, por la madrugada, me desperté y con la sensación de que era hora de levantarme consulté el reloj, marcaba las 4:39 de la mañana, me programé mentalmente para dormir un par de horas más, así que volví a recostarme y dormir. La sensación de que había pasado mucho tiempo me volvió a despertar, me dije -ya debe ser hora, solo era dormir dos horas- consulté nuevamente el reloj y marcaba las 3:39 de la mañana, me sorprendí, pero no le di importancia, porque podría haber sido una ensoñación, así que me dije -me faltan tres horas más de sueño, así que continua con tu descanso-.

 Así volví a dormir, el sueño que viví fue algo común en mí, un viaje en autobús pequeño hacía a algún lugar, se paró el autobús en una terminal ubicada en alguna selva joven, con arboles tupidos, de mediana altura, unos 8 metros, a mi izquierda un río con aguas mansas algo turbias, con un pequeño islote al centro. En la orilla opuesta se veían solo árboles. Me dije que solo bastaba cruzarlo para estar en el pueblo, así que regresé al lugar donde había estado el autobús y lo vi salir y circular entre los árboles, me extrañó que no me avisaran que saldría, estaba a unos pasos y no había gente, solo yo, bien me podrían haber llamado. Recordé que iba con personas que no eran de mi equipo, porque sentía que todos ellos eran afines, solo yo era el desafinado, así que bien pudieron confirmar que ninguno de ellos faltaba.

 Corrí tras el autobús y lo alcancé, pero ya no me subí. Íbamos a la misma velocidad y desperté, eran las 6:39 ¿Fueron dos horas o tres horas? O ¿Desperté primero a las 3:39 y después a las 4:39 con la sensación de que había sido lo contrario? No sabría decirlo. Lo que sí tengo firme, es esa desviación del tiempo en mi mente, eso me llevó a preguntarme ¿La relatividad del tiempo se referirá a la percepción que de él tengamos? Y efectivamente, así es, el tiempo es un vacío intangible, y recordé a Lao Tsé, los vacíos son los únicos que usamos, la bastedad no se usa, en una casa, no se usan ni se disfrutan las paredes, ni los techos, sino el vació que hay entre ellos, si los llenas de objetos, no podrás usarlo, en una caja, no usas la caja, usas el vacío que dejas en ella. De un muro, no usas el muro, sino la ventana que dejas en él, en la puerta que dejas en él. Esa alegoría es la que usamos en nuestra vida cotidiana.

 La mente vacía de basura es la que más se usa, si la llenas de toda esa basura programada o no, no le dejas oportunidad de uso, si la llenas de odios, de rencores, de imágenes negativas o positivas no importa la intención, solo será una caja llena, sin más utilidad que guardar cosas inútiles, porque las cosas útiles guardadas se vuelven inútiles, por ejemplo ¿De que servirá un refrigerador lleno de comida, si no puedes comerla, o por estar cerrado bajo llave? El estar obstaculizado por leyes o reglas, es lo mismo eso o nada. Así con la mente, se encuentra en ese vacío intangible que debe ser llenado, para poder ser útil.

 La relatividad del tiempo no se refiere a la percepción que tenemos nosotros basados en el lado del baño en el que nos encontremos en una emergencia diarreica, se refiere a la dilatación del tiempo transcurrido, medido por dos observadores, el yo de las 4:39 contra el yo de las 3:39, puede ser una diferencia de la velocidad del tiempo. Acorde a Einstein, podríamos estar ambos yoes situados en diferentes campos gravitacionales. A un observador el tiempo le corre más lento que al otro, cada campo define la velocidad del tiempo. Lo cierto, es que me tomó por sorpresa, puede ser que la mente me esté jugando alguna mala pasada y que tenga sentido del humor y se divierta conmigo, mientras me señala algunas situaciones nada comunes, o anómalas no solo del tiempo, sino del espacio.

 Una de ellas es el canto de las aves en horarios inusuales, identificado por la monotonía de mi labor, por la cual me debo de levantar a las 6:30 de la mañana, mi reloj biológico se sincronizó con el canto de las aves, que puntualmente iniciaban su canto a las 6:00 am, así que disfrutaba unos minutos el canto de las aves y me levantaba. Pero desde inicios del mes de abril, las aves iniciaron sus cantos a las 5:30 de la mañana, algo inusual, algo las trastorna, algo va a suceder y no sé qué sea aún. Algo de ello inician los medios a difundir, ya señalan la desaparición de ciertas especies de animales antes de un evento catastrófico, como el famoso pez remo, que aparece muerto antes de un sismo. Siempre hay señales que apenas nos estamos percatando de que existen. Algunos neófitos, como el autor, apenas están entrando en el sistema energético universal y trata de entender las señales de la manera científica, preguntándose el ¿por qué?, el ¿Para qué?, el ¿Cuándo? Y el ¿Con qué?, por qué así está programado en su cultura.

 Pero también sabe que algunos eventos están más allá de ese sistema de comprensión, porqué las energías manejadas desde la cuántica o desde el inconsciente aun no están relacionadas en los estudios científicos como tales. Las energías eléctricas y magnéticas del cuerpo no han sido explotadas aun, al menos no en la didáctica actual, son situaciones aun extrañas para nosotros, y acumulando sucesos extraños, el sol se ha mostrado muy activo, moviéndose en distintos ángulos del horizonte de la tierra. Desde luego puede ser que la tierra sea la que se mueva en movimiento ondulatorio o pendular, así el sol aparece en distintos lugares en las auroras y se mete en distintos lugares en los ocasos, y lo interesante de todo eso, es que se permitía observar a simple vista sin ser dañino a los ojos, permitía ver nítidamente la esfera rojiza, ya no naranja ni roja, como si se hubiese puesto un filtro enorme frente a él y nos permitía verlo a simple vista. Nos preparan para algo o nos preparan algo, no lo sabemos con certeza.

 La única certeza es que se están acumulando datos extraños, que sumandos a los virus, a las actividades de las agencias espaciales, a las vacunas, a los incendios, a los sismos, a las intensas lluvias con granizo, sumémosle estas anomalías, sumémosles las guerras que están en proceso, en Palestina, en Colombia o en México, que son de distinto grado e intensidad, u origen, pero no deja de ser un movimiento de fuerzas energéticas poderosas, que llegarán en determinado momento a equilibrar algo que está desequilibrado. Al parecer es solamente el hombre el que provoca estos cambios y que el universo y la tierra solo actúen cumpliendo un ciclo que ya estaba predestinado, como puede estar predestinado todo suceso presente, como parte de las leyes incorruptibles de la espiritualidad universal, y en su ciclo, estamos viendo eventos inusuales.

 Prácticamente todos los eventos imponen marcas, como en India que rompe todas las marcas de sucesos funestos, rompe la marca de muertos por pandemia… son tantos, que llegaron al grado de lanzarlos a los ríos como desperdicio, por falta de leña para incinerarlos. Es ingente la cantidad de muertos, ha superado hace unos días las 200 mil defunciones oficiales, aunado a la mortandad del virus que rompe récords diarios, los glaciares se derriten y en riadas matan a muchas personas. Un sismo de 6.4 grados golpea la región noroeste y en las costas, el tifón Tauktae azota con mucha fuerza dándole un golpe bajo a la moral de los indios, que empiezan a quejarse de sus servicios médicos y viven con temor a la muerte, pues la variante del virus parece ser inmune a las vacunas existentes.

 Mientras tanto, en Estados Unidos las lluvias fuertes inundan algunas regiones de Luisiana. En México, las presas a su mínima capacidad, provocando temor ante una gran sequía que provoque olas de violencia por la posesión de las fuentes del líquido, esperamos que con estas rachas de lluvia se recuperen y con ello la esperanza, aunque en algunos lugares la lluvia es acompañada con granizo, que tapiza de hielo las carreteras, como sucedió el 13 de mayo en el municipio de Ario de Rosales, Michoacán, como sucedió el lunes 17 de mayo en Coahuila, como ya había pasado el 28 de abril en la Ciudad de México, todo apunta pues a que los tiempos se están recortando.

 Son tantos sucesos en tan poco tiempo, que ya no sabemos si el apocalipsis se está manifestando, los días corren tan rápido que no nos da tiempo de protestar, no nos da tiempo de reaccionar, parece que estamos viviendo nuestros últimos días, y como grupo social, como muchedumbre, nos dejamos llevar por los acontecimientos, nos persignamos y seguimos con nuestro estilo de vida, sin para en reflexionar en el ¿Qué nos quiere decir la tierra con todos estos eventos? ¿Qué nos quiere decir el universo con adelantar el tiempo? ¿Qué nos quiere decir con mostrarnos horas en retroactivo?  Sin dudas algo hay que está acelerando los tiempos y sucesos, como la muchedumbre va corriendo a la misma velocidad que el tiempo, no se enteran, creen que esa es la nueva normalidad, si bien la pandemia nos dejó la enseñanza de parar, el tiempo nos enseña a caminar más despacio para poder apreciar lo que la vida nos enseña, el tiempo se está desdoblando, el tiempo está corriendo hacia su derrotero, el hombre perecerá si no para, sino reflexiona, si no hace un alto y se integra nuevamente a la tierra, la relatividad fue puesta en escena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *