Trastornos alimenticios en la adolescencia

Trastornos alimenticios en la adolescencia       

Los trastornos alimenticios son comportamientos que derivan de preocupaciones por el peso y la comida, experimentados por los adolescentes. Lo que ocasiona que se vayan a los extremos cuando se trata de los alimentos y de comer. Todos estos son problemas emocionales serios, que pueden llegar a tener consecuencias mortales. Tres de los trastornos alimenticios más comunes son el de atracones, la bulimia y anorexia.

Los trastornos alimenticios con frecuencia se desarrollan durante la etapa de la adolescencia o a inicios de la edad adulta. Los efectos sociales incluyen baja autoestima y aislamiento, hasta llegar a provocar graves problemas de salud, que pueden convertirse en una amenaza para la vida.

No es inusual que los adolescentes cambien sus hábitos alimenticios de vez en cuando. Algunos experimentan con un estilo de comer diferente (por ejemplo, una dieta vegetariana) o inician una dieta para bajar de peso. Ello, ocasionalmente, pueden omitir alguna comida. Con frecuencia, estos cambios pasan rápidamente. Observe su comportamiento y los patrones alimenticios atentamente, para que pueda ver la diferencia entre dieta ocasional y un trastorno.

Algunos indicios y síntomas del trastorno alimenticio de atracones, la bulimia y anorexia. Si observa alguno de estos hable con su médico. Él o ella pueden ayudar a evaluar con mayor detalle al ​adolescente y recomendarle la mejor manera de ayudarlo.

Trastorno alimenticio de atracones

El trastorno alimenticio de comer en exceso es una perturbación en la que, la persona regularmente (más de 3 veces por semana) consume grandes cantidades de comida en poco tiempo (llamado atracón). Las personas que tienen un trastorno alimenticio de atracón con frecuencia sienten vergüenza por la cantidad de comida que ingieren. Ellos pueden ocultar la comida para los atracones. sienten que no pueden controlar la necesidad de comer grandes cantidades de comida. Como resultado, tienden a tener sobrepeso o son obesos.

Señales y síntomas:

  • Comer grandes cantidades de alimentos en poco tiempo.
  • Comer aun cuando no tiene hambre.
  • Comer hasta el punto de sentirse incómodo.
  • Sacar a escondidas los alimentos.
  • Ocultar la comida.
  • Comer solo.
  • Comer normalmente durante los tiempos de comida y luego comer grandes. cantidades de comida cuando otros no están cerca.
  • Sentirse disgustado, deprimido o culpable después de comer grandes cantidades de alimentos.

Bulimia

Las personas que tienen bulimia ingieren mucha comida de una sola vez (atracón) y luego la vomitan o utilizan laxantes para sacar la comida del cuerpo (se conoce como purgar). Después de un atracón, una persona que tiene bulimia puede ayunar (no comer por un período de tiempo) o hacer ejercicio en exceso para no subir de peso. Con frecuencia intentan ocultar sus atracones y purgas. Ellos pueden ocultar la comida para los atracones. Las personas que tienen bulimia por lo general están cerca de su peso normal, pero su peso puede variar.

Señales y síntomas:

  • Sacar a escondidas los alimentos.
  • Esconder los recipientes vacíos de comida.
  • Omitir las comidas o comer solo pequeñas porciones.
  • Evitar comer con otras personas.
  • Vomitar después de comer.
  • Tomar diuréticos o laxantes.
  • Ayunar (no comer por un tiempo).
  • Hacer ejercicio en exceso.

Riesgos de salud por la bulimia

  • Aumento de peso.
  • Problemas estomacales.
  • Problemas cardíacos.
  • Problemas renales.
  • Problemas dentales.
  • Muerte, en casos graves.

Anorexia

Las personas que sufren de anorexia están obsesionadas con estar delgadas. No quieren comer y tienen miedo de subir de peso. Es probable que se preocupen constantemente por cuántas calorías ingieren o cuánta grasa tienen sus alimentos. Pueden tomar píldoras de dieta, laxantes o diuréticos para perder peso. Es probable que hagan demasiado ejercicio. Las personas que tienen anorexia por lo general piensan que están gordas, incluso cuando están muy delgadas. Pueden adelgazar tanto que se pueden ver enfermas.

Señales y síntomas:

  • Ser muy delgado.
  • Sensación de sobrepeso a pesar de ser muy delgado.
  • Tener miedo de subir de peso.
  • Obsesionarse con la comida.
  • Contar las calorías, los carbohidratos y gramos de grasa constantemente.
  • Crear “rituales de comida” (por ejemplo, masticar cada bocado cierta cantidad de veces).
  • Hacer ejercicio en exceso.
  • Tomar pastillas, diuréticos o laxantes.
  • Las adolescentes no tienen sus períodos o tienen períodos irregulares.
  • Sensación de frío todo el tiempo.
  • Usar ropa holgada para ocultar la pérdida de peso.

Riesgos de salud por la anorexia

  • Problemas de concentración.
  • Problemas estomacales.
  • Problemas cardíacos.
  • Problemas renales.
  • Osteoporosis.
  • Piel y cabello resecos.
  • Debilidad.
  • Muerte, en casos graves.

Los trastornos alimenticios pueden estar relacionados con situaciones estresantes, sentir la necesidad de ser perfectos. Algunas personas pueden reaccionar a la manera en que su cuerpo cambia durante la pubertad. La sociedad y las imágenes de los medios también ponen mucha presión en las personas para ser delgadas.

Si sospecha que su hijo o hija tiene inicios de alguno de estos trastornos, mientras más pronto haga algo, mejor. Al brindarle ayuda con anticipación, se pueden evitar los riesgos de salud relacionados con los trastornos alimenticios.

También, es muy importante brindarles a los adolescentes la seguridad de ser amados y que cuentan con el apoyo de la familia y amigos durante el tratamiento de un trastorno alimenticio. Sentirse seguro y aceptado puede ayudar a crear una base sólida para que el adolescente comience a aprender nuevos hábitos, más saludables.

Hablar con su hijo adolescente acerca de que él o ella tengan un trastorno alimenticio probablemente será difícil. Prepárese. Su hijo adolescente probablemente negará que tiene un problema.

Generalmente, lo que ayuda es solo hacerle saber que usted está allí para ayudarlo y apoyarlo. Tome en cuenta que su hija o hija en la adolescencia se enfrentan a muchos cambios y presiones sociales. Su papel principal puede ser el de escuchar.

Se presentan algunos consejos para ayudar a los adolescentes a desarrollar una actitud adecuada hacia la comida y el ejercicio:

  • Demuéstrele que usted acepta su propio cuerpo. No se queje acerca de su propio peso ni se diga a usted mismo que está gordo(a).
  • Enséñele que lo que enseñan los medios de comunicación no es la vida real. Los medios sólo muestran modelos delgadas y personas “perfectas”, cuando en realidad somos de todas las formas y todos los tamaños.
  • Proporcione muchas opciones de comida saludable en casa.
  • Hable acerca de los beneficios de la actividad física para mantenerse saludable y fuerte, no para perder peso.
  • Ayude a construir la autoestima y el respeto propio del adolescente. Felicítele por sus esfuerzos, pídale que le dé su opinión y anímelo a cultivar sus talentos e intereses.

Citas al 715 113 87 37.

marlen.hdezg@hotmail.com

Moctezuma Ote. N°29 Col Cuauhtémoc C.P 62506

Zitácuaro Mich.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *