UNA GOTITA DE ECOLOGIA

UNA GOTITA DE ECOLOGIA

Por: Víctor Verde

Los conflictos ambientales, tema pendiente

Los conflictos ambientales, desde cualquier arista que se les mire, son temas pendientes a nivel local, regional y global. En nuestro país, su delicadeza es a nivel local, estatal y federal. Hay muchos pendientes por el agua, cuya ley, a 8 años de realizarse intentos por modificarla no se ha logrado. Lo que es un hecho, es la serie de demandas jurídicas de amparo por negligencia y “oídos sordos” a la modificación de esta y otras leyes más.

En lo local, cada día se agudizan más y más los enfrentamientos por el agua, basados en la progresiva demanda que representa el crecimiento demográfico y más aún, el aumento de superficies para plantaciones frutícolas, las que usted ya imagina y le “roban” el vital líquido a comunidades y centros de población, a pesar de la demanda que tiene el agua en estos tiempos de pandemia.

Los conflictos agrarios ancestrales, por cierto en comunidades indígenas y ejidales, cuyas amenazas a la biodiversidad y los ecosistemas terrestres y acuáticos se quedan en el medio de la pelea y que quizá sigan pasando años para que puedan resolverse ,sin rencores y rencillas, pues el pleito por el territorio ha logrado únicamente que pobladores de ejidos y comunidades indígenas se enfrenten, como lo han hecho sus antepasados, sin poder aprovechar los recursos, como es el caso de terrenos donde hiberna la Mariposa Monarca y no se pueden destrabar.

Los mismos problemas agrarios arrastran otros tópicos, como el aprovechamiento forestal, el ecoturismo y el turismo cultural, el muy abandonado ecoturismo religioso y el turismo agrícola, del que no se sabe aprovechar y para el que el olvido es el único camino y en general el aprovechamiento de los recursos naturales.

Me veo obligado a retroceder un poco en el conflicto por el agua, pues ejemplos a lo largo y ancho de nuestro México se pueden cuantificar y el que más atención ha tenido en los últimos meses, es el de las aguas del estado de Chihuahua que, además, y como muchos otros, han causado la pérdida de vidas humanas, sin que les pueda a las autoridades.

Pero hay más: el impacto que el Cambio Climático está generando en el recurso hídrico, nos pone en serios aprietos, pues las variaciones climáticas de los últimos años amenazan al recurso y por lo tanto a la humanidad en su totalidad. Y este conflicto, entre el agua y la humanidad, se ve más complejo con la llegada desde hace ya un año del covid-19, pues la salud de las poblaciones de todo el mundo demanda más y más agua para la sanidad y la limpieza de sus bienes, pertenencias y el aseo personal, que implica bienestar o enfermedad.

Hoy el reto es aprender, por fin, a APROVECHAR RACIONALMENTE EL AGUA, en mayúsculas, porque la seguimos desperdiciando en la agricultura, que demanda más del 76% del agua en el país, en la industria, en la generación de energía y en muchas otras actividades que desarrollamos los humanos y no comprendemos que ya no es la misma cantidad de la que disponemos, y peor aún, el ciclo Hidrológico lo hemos alterado y tenemos menos lluvias y más destrucción.
Y está en la puerta la época de escasez y, aunque seguirá nevando en el norte del país, la carencia de agua en todos los rincones de mi México querido ya se deja sentir hasta aquí, en nuestra Histórica Ciudad de la Independencia

Recuerden que: VIVR BIEN ES VIVIR EN ARMONIA CON TODO LO QUE NOS RODEA.

SALUD Y BIENESTAR PARA TODOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *